ÍNDICE DEL GULMONT


de los artículos incorporados a los distintos 'blogs' del Grupo Universitario Laboral de Montaña, con otras NOTICIAS actuales.



sábado, 29 de agosto de 2015

Una aproximación del Gulmont
a la presentación del libro "La Sima de Cabra".

video




Hay ofrecimientos que no hay más remedio que aprovechar. Porque son cosas que no se repiten, y hay que cogerlas al vuelo cuando pasan.

El ofecimiento, en este caso, me lo ha hecho Pablo Luque, para que saque al aire algún recuerdo de aquellas exploraciones que el Gulmont, el Grupo Universitario Laboral de Montaña, llevó a cabo en los años sesenta. Hace ya cincuenta y dos años de la primera.


No voy a exhumar de mi memoria más detalles que los que ya ha expuesto Pablo en las documentadas páginas de su magnífico libro, que es una exhaustiva investigación y recopilación de cuanto ha sucedido, se ha hablado y se ha escrito respecto a la Sima de Cabra.

Quiero, solamente, estar presente, aunque solo sea en imagen y a distancia, en esta ocasión única para dejar constancia del nombre
de aquella agrupación, el GULMONT, que nos acogió a muchos chavales de diecisiete años, en una edad en la que no sabíamos siquiera que éramos amantes de la Naturaleza.

Y gracias a ese Gulmont, una creación espontánea, nacida de la inquietud por el conocimiento del agua, del viento, del fuego y la tierra, dentro de la Universidad Laboral de Córdoba, pero apartándose de las pautas académicas establecidas, y sin ninguna vinculación con la OJE, cosa insólita en aquel tiempo y en aquel lugar.

Allí vimos, colectivamente i cada uno de nosotros personalmente, que el Mundo que desconocíamos estaba aún intacto para que lo descubriéramos, lo intentáramos descifrar, y lo explorásemos.

Y allí estuvo, a un paso de una distancia que siempre habíamos ignorado, el mayor descubrimiento de nuestra juventud inexperta: La Sima de Cabra.

Eso fue un mundo nuevo. Ese fue, por muchos años, NUESTRO MUNDO.

Pablo Luque ha recuperado la esencia de todo lo que supuso para nosotros y para otras muchas generaciones de jóvenes que descubrimos la Espeleología por aquellos años, o pocos años más tarde, el mundo que se nos abria a través de la mágica e imponente boca de la Sima de Cabra.

No voy a recargar este acto con recuerdos de batallas. En el libro está prácticamente todo.

Quede, eso sí, patente, nuestro agradecimiento, el del Gulmont y el mío, por este indudable logro de Pablo Luque.

Y gracias, a todos los presentes que manifiestan interés por este tema, que es una parte indudable de nuestra propia historia, de la historia de la Espeleología, y sobre todo de la historia de la Ciudad de Cabra.

Es un placer y una honra, participar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario